Demos gracias a Bush por Bernanke

Puede que el mundo no lo sepa, pero todos esquivamos una bala, cuando George W. Bush nombró a Ben Bernanke para substituir al todopoderoso Presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Alan Greenspan. Había rumores, procedentes de la Casa Blanca, sobre algunos nombres verdaderamente terroríficos como posibles presidentes de la Reserva Federal y al menos yo no tenía confianza en el resultado.

En cambio, casi milagrosamente, ahora tenemos un economista absolutamente de primera, unas manos seguras para guiar la economía mundial. Quienes conocemos a Bernanke lo consideramos alguien que tiene la experiencia, la inteligencia y la personalidad para brillar en el cargo que ocupará el próximo mes de febrero.

¿Por qué es tan importante ese cargo? Alan Greenspan es un gran hombre, pero un curioso conjunto de circunstancias han elevado ese cargo de Presidente de la Reserva Federal al monte Olimpo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/7BPh6iw/es;