Tailandia en fase de negación

BANGKOK – El tejido político y social de Tailandia está deshilachándose. De hecho, el futuro del país nunca había parecido tan inseguro.

En otras democracias prósperas, la clase media aporta la cola que mantiene unida la sociedad. En cambio, en Tailandia la burguesía, centralizada en Bangkok, apenas si está surgiendo como fuerza política y social.

En su lugar y durante medio siglo, un contrato social tácito entre cuatro grupos amplios ha mantenido unida a Tailandia: el “Palacio”, eufemismo usado aquí para no violar las draconianas leyes de lèse majesté; las grandes empresas, custodias del crecimiento económico; el ejército, que garantiza, ante todo, la santidad del Palacio y los valores morales que representa; y el pueblo, mayoritariamente pobre en las zonas rurales y urbanas, que acepta el gobierno de los otros tres estados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/u8bHt3W/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.