0

El recorrido de un Taiwán problemático a un Taiwán conciliador

OXFORD – ¿Es una “sociedad armoniosa” como constantemente proclama el presidente chino, Hu Jintao, la que se está desarrollando en las relaciones de China con Taiwán?

Antes de que Ma Ying-jeou se convirtiera en presidente de Taiwán (conocido oficialmente como la República de China) en mayo de 2008, se representaba normalmente a Taiwán como un “revoltoso” y era la causa principal de tensión entre China y los Estados Unidos. Ahora Taiwán se vuelto algo así como un tema diplomático secundario porque ha dejado de dar problemas. En efecto, en el encuentro para el Diálogo Estratégico y Económico entre los Estados Unidos y China, apenas se hizo mención de Taiwán debido a que Corea del Norte, Irán y el valor del renminbi acapararon casi toda la atención.

Siempre ha sido injusto satanizar a los taiwaneses tan solo por querer lo que la mayoría de las personas en el mundo dan por sentado: preservar sus derechos humanos fundamentales y estilo de vida, incluido el derecho a decidir su propio futuro mediante un proceso democrático.

Sin embargo, China rechaza ese sentimentalismo acerca de la autodeterminación. Además, como potencia en ascenso, China no es una fuerza que los líderes, incluso los democráticos, ignoren a la ligera. Durante años, el Partido Comunista gobernante en China ha sostenido que Taiwán está en “el centro del interés nacional”, a pesar del hecho de que Taiwán ha existido y funcionado como un Estado virtual durante sesenta años.