Syrian refugee in her temporary home. World Bank Photo Collection/Flickr

No hay más tiempo que perder

MADRID – El drama de los refugiados ha situado a Europa frente a dos realidades innegables: la distinta respuesta de sus Estados miembros ante la acogida de refugiados y la insostenibilidad de su posición ante el conflicto sirio. Tan grave es rechazar a los que huyen de la persecución como no trabajar por la paz en Siria. No olvidemos que los refugiados son solo un síntoma de la enfermedad cruel y duradera que supone la guerra civil siria.

Los defectos de la legislación europea de asilo y la diferencia de trato que los Estados miembros dan a los refugiados ya eran evidentes, pero los 350.000 refugiados que desde enero a agosto han cruzado las fronteras europeas y los más de 2.600 que han fallecido ahogados en el Mediterráneo, nos han abierto los ojos. Las condiciones inhumanas a las que se ven sometidos muchos de los que huyen de la guerra no pueden admitirse en países europeos.

Junto a la pretendida división entre la Europa del norte y del sur –a raíz de la crisis económica–, la posibilidad de que Reino Unido abandone la UE y la crítica situación de Grecia, esta crisis humanitaria está provocando una nueva grieta: entre el este y el oeste. La UE no se puede permitir más fisuras y debe ser tajante con los Estados miembros, sirviéndose de todas las vías posibles para que respeten sus obligaciones legales, internacionales y europeas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/f4xnxwV/es;