Mantener el rumbo en Corea del Norte

NUEVA YORK – La elección de Barack Obama fue histórica en varios niveles. Entre hoy y su asunción como presidente el 20 de enero, necesitará afinar sus políticas.

No hay duda de que gran parte de la atención inicial de la administración Obama se centrará en la economía y la guerra en Irak. Sin embargo, es muy importante que preste atención también a otros asuntos de política exterior desde el comienzo mismo. Las relaciones de Estados Unidos con Corea del Norte, y las conversaciones a seis bandas, ciertamente están dentro de las grandes prioridades. Aquí Estados Unidos no sólo debe mantener el rumbo, sino seguir avanzando sobre las iniciativas de los últimos años.

Son grandes los riesgos que entraña cambiar de rumbo en este tema. Poco después de que el Presidente George W. Bush asumiera la presidencia, su administración adoptó una postura de línea dura hacia el régimen norcoreano, llamando a una revaluación de la política de la administración Clinton, y finalmente incluyendo a Corea del Norte como miembro del "eje del mal". Si bien en los años precedentes Corea del Norte había hecho mucho para que se la mirase con suspicacia, en retrospectiva estas medidas afectaron negativamente las perspectivas de paz y estabilidad para la región.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/pDtDZvM/es;