El interminable infierno de Somalia

El conflicto interno de Somalia es propulsado por una combinación combustible de religión, política y rivalidad de clanes. En Mogadishu se mata diariamente a civiles, hay ataques con bombas y morteros al borde de las carreteras y los periodistas están en el punto de mira. Para colmo de males, el país ha sufrido este año a un tiempo inundaciones y sequía.

Esa combinación de inseguridad y desastres naturales ha desplazado a gran número de personas y ha causado sufrimiento en un escala que resulta doloroso contemplar. Según las cifras más recientes de las Naciones Unidas, 400.000 personas –es decir, la tercera parte, aproximadamente, de la población de Mogadishu– han huido de la ciudad.

Y, sin embargo, Somalia raras veces aparece en los titulares, lo que refleja en parte la imposibilidad casi total de obtener noticias. Pocos periodistas extranjeros se aventuran en el país –les resulta demasiado difícil y demasiado peligroso trabajar dentro de él– y los cronistas locales son acosados por las autoridades e, incluso cuando sí que hay noticias, la capacidad del mundo para asimilar las malas y tristes procedentes de otro lugar infernal es limitada.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/CGphsbj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.