0

El imperativo científico de Europa

VIENA - El 29 de junio, la Comisión Europea presentará su propuesta de presupuesto para el próximo período multianual, que comienza en 2014. En él se incluirán elementos como la política agrícola común, fondos estructurales regionales, e investigación e innovación. Pero, ¿cómo prevé la Unión Europea que el uso de estas inversiones dé forma a su futuro?

El Parlamento Europeo y del Consejo de los Estados miembros de Europa aún deben tener la palabra, según lo previsto en el procedimiento presupuestario. Sin embargo, varias tendencias son discernibles en el intenso debate que ya ha comenzado, tanto en la Comisión Europea como entre las diversas partes interesadas.

Por un lado, se desechará el término "programa marco". Incluso su nombre está por definirse: la Comisión Europea acaba de lanzar un concurso público para llegar a uno nuevo. El objetivo es captar el importante cambio de política subyacente de una cartera altamente heterogénea de programas - destinado a apoyar diferentes objetivos de varias maneras y grados diferentes - a un conjunto de medidas legislativas y presupuestarias diseñadas para servir como un marco estratégico común.

¿Pero un marco construido para lograr qué? El fortalecimiento de la posición de Europa en un ambiente de mayor competitividad a nivel mundial sigue siendo la prioridad. El espectacular aumento de la participación de China en las publicaciones científicas en todo el mundo, destacado recientemente en un informe de la Royal Society de Londres, es un buen indicador de lo que queda por delante. El objetivo ya no es convertirse en "la economía del conocimiento más competitiva del mundo", como se anunciada en 2000. Más bien, ha cambiado de una manera más urgente, compleja, e intrínsecamente imprevisible, como se señala en la visión de la estrategia de la UE para 2020 de una "Unión de la Innovación".