0

¿Cumplirá Ruhaní?

NUEVA YORK – Mientras las potencias del mundo se reúnen en Ginebra para comenzar conversaciones con Irán sobre su programa nuclear, el mundo aguarda la segunda parte de la conversación telefónica que tuvieron el presidente iraní, Hasán Ruhaní, y el de los Estados Unidos, Barack Obama, tras la visita de Ruhaní a la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mes pasado. Esa breve conversación (la primera entre presidentes de los dos países desde 1979) nos hace pensar en el último intento de revivir la diplomacia bilateral, que tuvo lugar 12 años atrás por iniciativa del entonces presidente Mohammad Jatamí. En ambos episodios, el abismo abierto entre ambos países quedó simbolizado en la ausencia de un apretón de manos entre los presidentes.

En aquella ocasión, Jatamí y el ministro de asuntos exteriores, Kamal Jarazi, eligieron “salir de compras” en vez de asistir a un evento cultural en la Asia Society, donde correrían riesgo de cruzarse (y tener que darse la mano) con la secretaria de estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright. Esta vez, a pesar de que Irán también evitó el apretón de manos presidencial en la ONU, Ruhaní pronunció un importante discurso en la Asia Society, en el que aseguró que su gobierno seguirá políticas de “moderación y sentido común” y que está dispuesto a colaborar con Occidente para la solución de las cuestiones referidas a su programa nuclear.

Además, sí hubo un apretón de manos entre los ministros de asuntos exteriores de ambos países, John Kerry y Yavad Zarif, durante la reunión formal que ambos mantuvieron junto con la jefa de diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, para organizar las inminentes negociaciones de Ginebra sobre el programa nuclear. Gesto que repitieron más tarde en una reunión aparte entre los dos.

Algo cambió, pero ¿qué? En aquella primera ocasión, el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, había prohibido a Jatamí hablar con los estadounidenses. Pero esta vez, Ruhaní actuó con la bendición de Jamenei.