0

La estrategia Estalingrado de Saddam

Experto en represión interna, pero toalmente incompetente en estrategia militar, Saddam Hussein cree que puede luchar y ganar. Su estrategia parece ser la defensa de Bagdad como otra Estalingrado, calle por calle, casa por casa.

Una estrategia que deliberadamente comienza como terminan la mayoría de las guerras, con enfrentamientos en las calles para defender la capital, ciertamente es original. También es realista al no intentar siquiera defender las fronteras de Iraq en contra del poderío aéreo de Estados Unidos.

Pero es una fantasía pensar que la gente de Bagdad defenderá el régimen de Saddam. Lo más que él puede esperar de los iraquíes es una pasividad taciturna. Los que tendrán que luchar en las calles son aquéllos a quienes van dirigidos los bombardeos aéreos: las tropas de élite de Saddam.

El que luchen después de un bombardeo intenso dependerá del éxito de la campaña aérea. Es poco probable que las fuerzas de élite de Saddam sean sorprendidas en barracas bien identificadas. Sin embargo, pueden verse atrapadas en campamentos si se desplazan con frecuencia. Por supuesto, las tropas pueden ser inmunes a los bombardeos si se les acuartela entre la población civil, pero no hay manera de esconder tanques y piezas de artillería en viviendas.