Saddam y los árabes

Con el término del régimen de Saddam Hussein, ha salido a la luz todo el alcance de su brutalización del pueblo iraquí. Se han desenterrado las fosas comunes y se han abierto las cámaras de tortura. Innumerables iraquíes ahora narran abiertamente las horripilantes historias del asesinato y desaparición de sus seres queridos.

En los demás estados árabes, los líderes políticos y los medios de comunicación no han puesto mucho énfasis en estos aspectos del gobierno de Saddam. Tienen buenas razones para evitar un examen tan detallado. Muchos de ellos se beneficiaron directamente de su régimen. Analizar lo que hizo en Irak significa mirar en detalle el papel propio en el apoyo a más de tres décadas de brutalidad.

El apogeo de las relaciones de Saddam con el mundo árabe ocurrió durante la guerra entre Iran e Irán, en la década de 1980. El ataque de Saddam a Irán calmó los temores de los regímenes árabes de que el Irán del Ayatolá Jomeini exportara su revolución islámica. El último monarca jordano, el Rey Hussein, incluso acompañó a Saddam a inspeccionar el frente de batalla. Los estados del Golfo, especialmente Arabia Saudí y Kuwait, ofrecieron a Saddam un considerable apoyo financiero y comunicacional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/gpYXnXx/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.