EMBARGADA HASTA EL DOMINGO 5 DE JULIO

Por Archbishop Desmond Tutu

Johanesburgo – Una promesa a los pobres es particularmente sagrada. Es un acto de gracia y gran liderazgo cuando se hacen todos los esfuerzos para mantener estos pactos, y es por eso que aquellos países del G-8 que más se están ocupando de los más pobres, especialmente de los que viven en África, merecen mucho reconocimiento.

Sin embargo, los que elogiamos también debemos estar dispuestos a censurar donde es claramente merecido. Me entristece que grandes países como Italia y Francia estén yendo en la dirección equivocada y no cumplan con las promesas que hicieron hace cuatro años en la cumbre del G-8 en Gleneagles, Escocia. Todos debemos hacer campaña para alentar a los líderes en las próximas cumbres del G-8 a normalizar la situación y hacer lo que corresponde.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/NvG8JnX/es;