El contraproducente "pero" de Rusia

MOSCÚ - El Primer Ministro ruso Vladimir Putin insiste en que "sin un desarrollo democrático normal, Rusia no tendrá futuro". A los rusos nos complace escuchar estas palabras iluminadoras. Sin embargo, Putin añade un "pero" a su argumento que lo debilita considerablemente. De hecho, el "pero" de Putin le hace perder todo sentido.

Hemos odiado este "pero", esta conjunción coordinante, desde los albores de la era soviética. Entonces se nos decía que la libertad es buena, pero que no se puede vivir en una sociedad individualista sin un interés conjunto por el estado comunista. La democracia es excelente, pero sólo cuando beneficia a la clase obrera.

Ahora el primer ministro de Rusia nos dice que la democracia es muy buena, pero que no se puede protestar en lugares públicos como hospitales y similares. No importa que la constitución rusa no incluya a los hospitales como lugares prohibidos para la realización de reuniones públicas o que la gente enferma también necesite democracia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/SsE9DDp/es;