0

El pelele renegado de Rusia

MOSCÚ – Ramzan Kadyrov, el presidente de Chechenia, recientemente le propuso a Ahmed Zakaev, un líder de la nacionalista y comparativamente moderada oposición chechena, que regresara a Chechenia. Kadyrov le prometió a Zakaev amnistía y varios cargos que van desde director del teatro local a ministro de Cultura.

Zakaev parecía dispuesto a aceptar la propuesta. Su postura en la oposición nacionalista era débil. Parece haber pocos combatientes en Chechenia -si los hay- que lo reconozcan como comandante; su reciente intento de enviar un emisario para crear una unidad de combate directamente bajo su comando fue un fracaso.

Al mismo tiempo, Zakaev mantuvo relaciones bastante amistosas con Kadyrov, cuyos logros –hacer que Chechenia se vuelva prácticamente independiente- reconoció implícitamente. El Kremlin supuestamente no se habría opuesto al acuerdo.

Sin embargo, aunque Zakaev era uno de los miembros más moderados de la resistencia chechena, una amnistía para él necesitaba la aprobación del Kremlin, y al parecer no la ha recibido, razón por la cual probablemente rechazó la oferta de Kadyrov. Pero la razón por la que el Kremlin se opuso a  ofrecerle a Zakaev una amnistía muy probablemente no esté relacionada con él personalmente, sino con Kadyrov.