0

La legalidad ilegal de Rusia

Moscú – El coronel Yuri Budanov es un violador y asesino convicto. Tras cumplir la mitad de su condena por la violación y asesinato de una joven chechena de 18 años, Elsa Kungayeva, fue puesto en libertad en diciembre pasado.

Svetlana Bakhmina era una abogada en Yukos, la empresa petrolera que dirigía Mikhail Khodorkovsky. En 2004 fue arrestada y en 2006 condenada a seis años y medio de prisión por los delitos de malversación y fraude fiscal. Al igual que Budanov, solicitó su liberación anticipada en 2008. La solicitud fue denegada, al igual que la petición que había hecho en 2006 para que se suspendiera su condena hasta que sus hijos menores cumplieran 14 años –petición a la que tenía derecho de conformidad con la ley rusa.

Vasily Aleksanyan era vicepresidente ejecutivo de Yukos y, como abogado, defendió a Khodorkovsky y su socio, Platon Lebedev, tras su arresto en 2003. Más tarde fue inhabilitado para el ejercicio de la abogacía y detenido en abril de 2006. Para ese entonces, Aleksanyan estaba gravemente enfermo de SIDA y se le negó el tratamiento. En diciembre de 2008, el tribunal de la ciudad de Moscú aprobó su libertad mediante una fianza de 50 millones de rublos (aproximadamente 1,775,000 dólares en ese momento).  

Por último, consideremos a Khodorkovsky y Lebedev. En 2003 fueron arrestados y en 2005 se les condenó a ocho años de prisión por el delito de  fraude fiscal. Están cumpliendo sus sentencias en Chita, en la frontera con China, aunque la ley rusa establece que dados los delitos de los que se les acusó tienen derecho a estar encarcelados cerca de su domicilio, es decir, Moscú.