1

Los mercados que siguen en ascenso

SAN FRANCISCO – La turbulencia actual en los mercados de acciones de los países con mercados en ascenso ha desencadenado una ola de necrologías sobre su milagroso  crecimiento en los últimos decenios, pero confundir la fluctuación a corto plazo con el declive terminal es una interpretación muy equivocada de lo que está sucediendo. La ola de industrialización y urbanización que está incrementando los ingresos de millones de personas en las economías en ascenso no ha llegado a su límite.

De hecho, los pesimistas de los mercados en ascenso no tienen en cuenta un nuevo e importante motor de crecimiento continuo en esos países: sus empresas cada vez más potentes y dinámicas. Actualmente las economías en ascenso son mucho más que un conjunto de nuevos mercados de consumidores y una mano de obra abundante (y cada vez más apta). Además, albergan miles de empresas nuevas, muchas de las cuales están llegando a situarse rápidamente en la vanguardia de sus ramos.

Hace veinte años, ¿quién habría adivinado que el grupo Tata de Mumbai sería el mayor empleador industrial en el sector privado del Reino Unido o que las empresas mexicanas Cemex y Bimbo llegarían a encabezar el mercado de la producción de cemento y de pan, respectivamente, en los Estados Unidos o que la empresa Lenovo, con sede en Beijing, estaría compartiendo con Hewlett-Packard el palmarés del número de computadoras personales vendidas? Además, la transformación del panorama empresarial está en sus primeras fases y en los próximos años ha de incrementar el crecimiento en los mercados en ascenso.

MGI CompanyScope, nueva base de datos de todas las empresas con ingresos de 1.000 millones de dólares o más, revela que en el mundo hay unas 8.000 grandes empresas. Las tres cuartas partes de ellas siguen teniendo su sede en regiones desarrolladas. Sin embargo, de aquí a 2025 es probable que haya 7.000 empresas más y siete de cada diez de ellas tengan su sede en regiones en desarrollo. El porcentaje de ingresos mundiales consolidados correspondientes a esos gigantes empresariales de los mercados en ascenso va a aumentar del 24 por ciento actual al 46 por ciento en 2025.