0

Recordemos la importancia de olvidar

SINGAPUR – “Cuidado con lo que ponen en Facebook”, advirtió el presidente estadounidense Barack Obama a estudiantes de bachillerato en septiembre pasado. “Cualquier cosa que hagan será utilizada más adelante en alguna etapa de sus vidas.”

De hecho, estamos aprendiendo esa lección de una forma dura: la información digital casi nunca desaparece, aunque así lo quisiéramos. El resultado es la permanencia del pasado en el presente. Este hecho es uno de los desafíos más grandes que encara la sociedad a medida que las computadoras e Internet forman cada vez más parte de la vida diaria.

Durante miles de años, recordar información era costoso y llevaba mucho tiempo, y olvidar era una característica natural del ser humano. En la era digital, ocurre lo contrario: el almacenamiento barato en una computadora, potentes procesadores y un omnipresente acceso a Internet han hecho que recordar sea la norma.

Pensemos en nuestra tendencia a almacenar nuestros borradores, años de tráfico de correo electrónico y miles de feas fotos digitales en nuestros discos duros, no porque hayamos decidido que vale la pena recordarlos sino porque almacenarlos es ahora la manera normal de hacer las cosas. En contraste, decidir qué borrar es costoso. En realidad requiere mucho más tiempo y esfuerzo eliminar datos que conservarlos. Por tanto, damos clic en “guardar” por si acaso.