0

Reafirmando a Europa

ROMA/ESTOCOLMO – La actual crisis económica global está sacudiendo las creencias y las estrategias que durante mucho tiempo han sido veneradas en las políticas europeas. De hecho, la crisis está cuestionando los propios cimientos de la Unión Europea. En consecuencia, existe una necesidad urgente de reconfirmar el carácter y la identidad medulares de Europa. Debe reafirmarse la naturaleza misma de nuestro modelo europeo -un modelo que es abierto interna, externa y globalmente.

Internamente, Europa debería seguir siendo una sociedad abierta y también una economía abierta. Deberíamos pelear contra las tentaciones proteccionistas que echarían por tierra el cimiento mismo del proyecto europeo, un proyecto basado en las "cuatro libertades": libre movimiento de mercancías, de personas, de servicios y de capital.

Pero el plan de recuperación económica europea que acaba de ser reafirmado por el Consejo Europeo de Ministros se centra principalmente en medidas nacionales para respaldar la demanda interna. Al implementar este plan, los gobiernos deben abstenerse de la tentación de transformar medidas nacionales en esquemas proteccionistas estrechos. Un desenlace de esta naturaleza amenazaría con un creciente desempleo en Europa y en otras partes, y dificultaría mucho la lucha contra la crisis. De manera que un retorno al nacionalismo económico, social o político simplemente no es una opción.

Por cierto, el comercio dentro de la UE hoy representa prácticamente las dos terceras partes del comercio total de los estados miembro de la UE. Y la propia UE es el líder en el comercio mundial -representa el 18%- seguida de Estados Unidos y China. Incluso la libre circulación de trabajadores y de gente en Europa es una realidad bien establecida y positiva: el 2% de los ciudadanos de la UE -más de 10 millones de personas- residen en un país miembro de la Unión que no es su país de origen.