0

Reconsiderando el contraterrorismo

La agria expresión de los rostros de los guardias fronterizos y las estrictas medidas de seguridad en los aeropuertos internacionales son claras señales de que el mundo desarrollado está gastando cientos de miles de millones de dólares para protegerse contra el terrorismo. Sin embargo, ¿vale el esfuerzo?

Aunque los ciudadanos de los países ricos consideran que el terrorismo es una de las grandes amenazas del mundo, los terroristas internacionales se cobran, en promedio, 420 vidas cada año. Así es que, ¿han tenido éxito los terroristas al hacer que el mundo desarrollado invierta con poco tino en contraterrorismo, al tiempo que pasa por alto problemas más urgentes que tienen relación con la salud, el medio ambiente, los conflictos y el buen gobierno?

Recientemente, el Consenso de Copenhague, cuyo objetivo es ponderar los costes y beneficios de las diferentes soluciones a los mayores problemas del mundo, encargó nuevas investigaciones acerca de los méritos de los distintos métodos para combatir el terrorismo. Los resultados son sorprendentes y preocupantes.

El gasto global anual en medidas de seguridad internas ha aumentado en cerca de US$70 mil millones desde 2001. No es de sorprender que esto se haya traducido inicialmente en una reducción del 34% de los ataques terroristas internacionales. Lo que es sorprendente es que, en promedio, ha habido 67 más muertes cada año.