Putinismo en crisis

MOSCU – “Debido a la dura situación económica, se decidió cortar la luz al final del túnel como una medida temporaria". Esta es sólo una de las tantas bromas que circulan por Rusia en estos días, en momentos en que el país enfrenta su crisis más grave en una década.

Habiendo nacido a principios de los años 1960, mi generación recuerda dos crisis. La primera, después del colapso de la URSS, fue casi catastrófica -nada en las tiendas, el país en bancarrota, todos los ahorros perdidos-. La otra afectó a todos pero fue menos severa -la cesación de pagos de Rusia en 1998, que vio una cuádruple devaluación del rublo-. La crisis de hoy es aguda, pero no hay ninguna sensación de que se avecine un Apocalipsis.

Sin embargo, la crisis será severa, no sólo porque los precios de las principales materias primas que exporta Rusia -petróleo, gas y metales- se derrumbaron, sino también porque el gobierno, que creía en su fuerza y su sabiduría sin límites, ahora parece no estar preparado para los desafíos a los que se enfrenta Rusia. Sí, Rusia tiene enormes reservas de oro y divisas, pero se están consumiendo a pasos acelerados. No durarán mucho tiempo si se las gasta al ritmo actual -principalmente en defensa del rublo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/b9VWpKL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.