14

Las leyes de atracción de Putin

CAMBRIDGE – La agresión encubierta del presidente ruso Vladimir Putin contra Ucrania continúa, así como las sanciones de Occidente contra su país. No solo la economía está en riesgo; el poder suave de Rusia se está agotando y los resultados pueden ser devastadores.

Un país puede obligar a otros a que actúen en beneficio de sus intereses principalmente de tres formas: la coerción, el pago o la atracción. Putin ha intentado la coerción y ha sido objeto de sanciones cada vez más severas. La canciller alemana Angela Merkel, la principal interlocutora europea de Putin, ha estado expresando su insatisfacción con la política rusa hacia Ucrania en términos cada vez más duros. Cualquiera que sea el beneficio a corto plazo de las acciones de Putin en Ucrania, a la larga quedará contrarrestado porque Rusia perderá el acceso a la tecnología occidental que necesita para modernizar su industria y  ampliar la prospección petrolífera en las regiones remotas del Ártico.

Puesto que la economía de Rusia está decayendo, a Putin le es cada vez más difícil utilizar la segunda herramienta del poder: el pago. Ni siquiera el petróleo y el gas, los recursos más valiosos de Rusia, pueden rescatar a la economía, como lo demuestra el reciente acuerdo para suministrar gas a China durante 30 años a precios muy rebajados.

Queda entonces la atracción, una fuente de poder mucho más fuerte de lo que podría esperarse. China, por ejemplo, ha estado tratando de utilizar su poder suave para proyectar una imagen menos amenazadora, con lo que espera socavar e incluso desalentar las coaliciones que han estado surgiendo para contrarrestar su creciente poder económico y político.