El autoritarismo blando de Putin

Estos días circula por Moscú el siguiente chiste: dos meses después de las últimas elecciones presidenciales los americanos no sabían quién era su Presidente, pero nosotros, los rusos, dos años antes de nuestras recientes elecciones, sabíamos quién iba a ocupar el Kremlin.

La clase política de Rusia tiene razones abundantes para sentirse astuta y cínicamente orgullosa del sistema que ha inventado: garantiza los resultados que desea. Pese a su falta de dramatismo, intriga y competitividad, las elecciones no fueron importantes porque la clase política de Rusia renunciara a todos los elementos principales de unos procedimientos electorales democráticos auténticos, sino porque han cerrado el capítulo sobre el experimento democrático liberal de Rusia, con lo que han legitimado el nuevo sistema político de Putin.

¿Cuál es la naturaleza del nuevo sistema? ¿Es una democracia con adjetivos, como, por ejemplo, democracia "gestionada", democracia "no liberal" o democracia "electoral"? Sólo unos pocos expertos se empeñan en adherirse a ese criterio. ¿O se trata simplemente del sistema de un autoritario maniobrero? Esta opinión está ya generalizada no sólo en los Estados Unidos, sino también en Europa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/uNHHn3o/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.