35

El populismo y la productividad

NUEVA YORK – Desde el estallido de la crisis financiera mundial en 2008, el crecimiento de la productividad en las economías avanzadas (Estados Unidos, Europa y Japón) ha sido muy lento, tanto en términos absolutos como en relación con las décadas anteriores. Esto se contradice con la idea que predomina en Silicon Valley y otros centros tecnológicos globales de que estamos entrando a una nueva edad dorada de la innovación que traerá consigo un enorme aumento de productividad y mejorará nuestras vidas y la forma en que trabajamos. ¿Por qué esas mejoras no han aparecido, y qué podría suceder si no aparecieran?

Hay al menos seis áreas donde son evidentes innovaciones revolucionarias:

·       “E”: tecnologías energéticas, incluidas nuevas formas de combustibles fósiles como el petróleo y gas de esquisto, fuentes de energía alternativas como la eólica y la solar, tecnologías de almacenamiento, tecnologías limpias y redes eléctricas inteligentes;

·       “B”: biotecnologías, como la terapia génica, la investigación con células madre y el uso de análisis masivo de datos, que pueden reducir enormemente los costos sanitarios y hacer mucho más largas y saludables las vidas de las personas;