0

La "jacquerie" Polaca

"Bendito (...) el campesino que nace, come y muere sin que nadie se meta en sus asuntos". Así escribió el alguna vez periodista italiano conocido mejor por sus composiciones musicales, Giuseppe Verdi. Lo que Verdi creía era posible en el siglo XIX y en los mil años que le precedieron, pero ya no lo es. De hecho, lo opuesto es más probable. En Polonia, por ejemplo, los campesinos no sólo quieren gritarle noticias al mundo, sino que quieren darle forma a Polonia a su imagen y semejanza.

En su The Age of Extremes , Eric Hobsbawm argumentó que el mayor cambio en Occidente en el siglo XX fue la vasta reducción de la cantidad de personas empleadas en el campo. En todas partes que se mire los campesinos casi han desaparecido.

No aquí en Europa del Este. Las economías al estilo soviético quizá se hayan presentado como la encarnación misma de la modernización industrial, pero en la mayoría de los antiguos estados satélite de la URSS la economía marxista-leninista confinó a las granjas a vastas cantidades de personas. Hoy en día, conforme el país busca la membresía en la Unión Europea (UE), ese ejército de campesinos de reserva está creando los conflictos políticos más serios vistos en Polonia desde la caída del comunismo.

La mayoría de las personas en la mayoría de las sociedades tienen un sentimiento místico acerca de las tierras rurales y la gente que las trabaja. Pero en el mundo occidental es demasiada la tierra agrícola, por lo que hay un superávit en la producción de alimentos. La gente reconoce eso, pero todavía le parece que la gradual desaparición de campesinos es preocupante.