Jarosław Kaczyński Krystian Dobuszynski/NurPhoto via ZUMA Press

Los triunfales perdedores de Polonia

VARSOVIA – ¿Cómo puede un gobierno con la mejor ejecutoria económica de Europa (y, de hecho, de toda la OCDE) ser humillado en las urnas por una oposición euroescéptica, nacionalista y económicamente iletrada... y considerada inelegible tan sólo hace un año? Ésa es la pregunta que muchos polacos y amigos de Polonia están haciéndose ahora, tras la derrota del 25 de octubre del gobierno de la Plataforma Cívica. Si crear puestos de trabajo y aumentar en gran medida los ingresos no permite que te reelijan, ¿qué podría hacerlo?

Una razón para la victoria de la oposición es, naturalmente, universal: al cabo de un tiempo, las personas de todas partes quieren cambios y la Plataforma Cívica estaba en el poder desde 2007 y probablemente la impaciencia con el status quo sea mayor en los países poscomunistas de la Europa central y oriental, donde gran parte del orden social, político y económico aún no está aceptado de forma general. De hecho Donald Tusk, de la Plataforma Cívica, fue el Primer Ministro que consiguió dos mandatos sucesivos.

Además, a medida que los partidos gobiernan más tiempo, sus personalidades más fuertes suelen ser substituidas por otras más débiles. La Plataforma Cívica impugnó esas elecciones después de substituir a Tusk por Ewa Kopacz y ha tenido el mismo problema con varias otras “substituciones”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/mH5HX8c/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.