Jarosław Kaczyński Krystian Dobuszynski/NurPhoto via ZUMA Press

Los triunfales perdedores de Polonia

VARSOVIA – ¿Cómo puede un gobierno con la mejor ejecutoria económica de Europa (y, de hecho, de toda la OCDE) ser humillado en las urnas por una oposición euroescéptica, nacionalista y económicamente iletrada... y considerada inelegible tan sólo hace un año? Ésa es la pregunta que muchos polacos y amigos de Polonia están haciéndose ahora, tras la derrota del 25 de octubre del gobierno de la Plataforma Cívica. Si crear puestos de trabajo y aumentar en gran medida los ingresos no permite que te reelijan, ¿qué podría hacerlo?

Una razón para la victoria de la oposición es, naturalmente, universal: al cabo de un tiempo, las personas de todas partes quieren cambios y la Plataforma Cívica estaba en el poder desde 2007 y probablemente la impaciencia con el status quo sea mayor en los países poscomunistas de la Europa central y oriental, donde gran parte del orden social, político y económico aún no está aceptado de forma general. De hecho Donald Tusk, de la Plataforma Cívica, fue el Primer Ministro que consiguió dos mandatos sucesivos.

Además, a medida que los partidos gobiernan más tiempo, sus personalidades más fuertes suelen ser substituidas por otras más débiles. La Plataforma Cívica impugnó esas elecciones después de substituir a Tusk por Ewa Kopacz y ha tenido el mismo problema con varias otras “substituciones”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/mH5HX8c/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.