0

¿Habrá paz esta vez?

JERUSALÉN – La inminente reanudación de las negociaciones directas de paz entre palestinos e israelíes en Washington es una buena noticia. Sin embargo, no se sabe si estas negociaciones conducirán a un acuerdo, y tampoco si será en menos de un año como lo desea el presidente estadounidense Barack Obama.

Cuando Obama, en el segundo día de su presidencia, nombró al ex senador George Mitchell como su enviado especial en Medio Oriente, muchos esperaban que en dos años sus esfuerzos conducirían a un acuerdo entre israelíes y palestinos –y a una paz integral entre Israel y todos sus vecinos árabes.

Sería irrelevante atribuir estas esperanzas exageradas a la inexperiencia de Obama o a su arrogancia –o a las dos: lo que es claro es que después de 18 meses y numerosas visitas a la región, Mitchell pudo concluir un solo acuerdo de principio entre israelíes y palestinos para empezar a tener los primeros intercambios.

El problema es que han estado teniendo intercambios durante 17 años, con diferentes líderes palestinos e israelíes, y con 2 presidentes estadounidenses. Sentarlos de nuevo a la mesa de negociaciones no es un gran avance sino un intento de mitigar los daños. Además, si bien la exitosa experiencia de Mitchell en lograr la reconciliación en Irlanda del Norte parecía un excelente antecedente para realizar su actual encargo, es probable que signifique un obstáculo en Medio Oriente.