Repensar las instituciones internacionales

OXFORD – Cuando se establecieron las instituciones de las Naciones Unidas y Bretton Woods tras la Segunda Guerra Mundial, hace casi siete décadas, el poder económico y político estaba concentrado en manos de unos pocos países «victoriosos»; lograr consensos sobre cómo restaurar el orden internacional era entonces relativamente fácil. Pero, desde entonces, la gobernanza global se ha tornado cada vez más confusa e obstaculizando los avances en áreas que afectan a todo el mundo.

No solo son más de 190 los países que actualmente forman parte de la ONU; también han proliferado instituciones internacionales con financiamiento público y ni siquiera se ha cerrado una sola institución multilateral desde la Segunda Guerra Mundial. El resultado es una amalgama ineficiente y confusa de mandatos superpuestos.

Mientras tanto, porciones significativas del sistema internacional carecen de financiamiento suficiente para lograr progresos significativos en áreas críticas, un problema que solo empeorará a medida que crezcan las necesidades y expectativas de una población mundial en continua expansión. En este contexto, los avances en temas mundiales –como el cambio climático, los delitos informáticos, la desigualdad del ingreso y la crónica carga de enfermedades– resultan esquivos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/eyTAgeZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.