El último club de caballeros

LONDRES – ¿Está comenzando finalmente a resquebrajarse uno de los últimos bastiones de la desigualdad de género en las democracias ricas? En las últimas semanas, se nombró a Janet Yellen como la primera presidenta de la Junta de la Reserva Federal de EE.UU. y Karnit Flug se convirtió en la primera mujer en ser Gobernadora del banco central de Israel. Si el dinero es poder, no se debe seguir excluyendo a las mujeres de las entidades que lo controlan.

Si bien en 17 países emergentes, como Malasia, Rusia, Argentina, Sudáfrica, Lesotho y Botswana, hay mujeres que encabezan bancos centrales, son más bien excepciones a la regla general que las excluye del mundo de la toma de decisiones de políticas monetarias.

El nombramiento de Yellen es particularmente importante, porque rompe una barrera invisible de las economías avanzadas. Hasta su ascenso, en ningún miembro del G-7 había una mujer presidiendo un banco central.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/hjsTJbM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.