0

La hora de Palestina

PARÍS – El pasado septiembre, Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, dio un paso audaz al pedir directamente ante las Naciones Unidas el reconocimiento oficial del Estado palestino. Los 193 miembros de la ONU parecen estar listos para votar sobre esa petición en el transcurso de los próximos meses. La atención mundial está puesta en Palestina.

Pasaron casi dos décadas desde que el “cuarteto” (la ONU, los Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia) acordó que la Autoridad Palestina y el gobierno israelí lograran la paz mediante su coexistencia como dos Estados separados. Pero aunque el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la decisión del cuarteto es el principio por el que se guía para la acción diplomática en torno al conflicto palestino-israelí, la situación es tan desesperante como siempre, porque, como suele decirse, el diablo está en los detalles.

Los palestinos quieren un Estado independiente, pero con la condición de que incluya a Jerusalén como capital y de que Israel deje de ampliar los asentamientos en el territorio que tiene ocupado desde la Guerra de los Seis Días, en 1967. Sin embargo, Israel jamás tuvo intenciones de ceder Jerusalén a Palestina, aunque muchos esperan que tendrá en cuenta esa solución bajo la presión de la reforma de los límites municipales.

La cuestión de los asentamientos es todavía más difícil de resolver. A pesar de la presión de la comunidad internacional y, sobre todo, de los Estados Unidos, Israel se negó sistemáticamente a frenar la expansión de sus asentamientos en Cisjordania.