Una crisis y un solo mundo

GINEBRA – Cuando la recesión se extiende por todo el mundo, las redes de producción mundial que surgieron con la mundialización de la economía planetaria han pasado a ser fuentes de reducciones de personal y pérdidas de puestos de trabajo. El aplazamiento de las compras de nuevos abrigos para el invierno en los Estados Unidos provoca pérdidas de empleos en Polonia o China. Después esas pérdidas se plasman en una menor demanda para las máquinas-herramienta estadounidenses o alemanas.

Después el desempleo y la reducción de las ventas provocan, a su vez, nuevas pérdidas en las carteras de préstamos de los bancos, con lo que debilitan aún más el castigado sector financiero. A consecuencia de ello, la ansiedad, la desesperanza y la ira se están extendiendo, a medida que lo que era una crisis financiera pasa a ser una crisis económica y humana. Si se descontrolara, podría llegar a ser una  crisis de seguridad.

Intentar rescatar el sector financiero sin apoyar una recuperación desde el punto de vista de las empresas, los puestos de trabajo y el poder adquisitivo de las familias no dará resultado. Lo que hace falta es un gran estímulo fiscal a escala mundial para contrarrestar el descenso de la demanda privada.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6ZDeX9u/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.