0

Obama en África

BERKELEY – El 10 de julio, un importante descendiente del África negra hará un regreso triunfal a su tierra de origen.

Los estudiosos hablan de que “el imperio devuelve el golpe”, refiriéndose a los antiguos pueblos colonizados, como, por ejemplo, los inmigrantes procedentes de África y de la India, que se establecen en Europa y en Norteamérica y después ponen en tela de juicio las normas raciales e identitarias. En su primer viaje oficial a África, el Presidente de los EE.UU. Barack Obama va a devolver el golpe de forma novedosa. Su visita a Ghana pone de relieve la conveniencia de que personas destacadas procedentes de la diáspora hagan una contribución positiva a los asuntos africanos.

Pero la visita de Obama, pese a estar cargada de simbolismo, revela los límites de su poder. Agobiado por los problemas económicos en los Estados Unidos y las guerras en el Iraq y en el Afganistán, no puede actuar con audacia en África ni hacer grandes promesas.

De hecho, transcurridos ya seis meses de su presidencia, ya ha defraudado un poco las esperanzas. Ha abordado con mucha cautela  la tarea de resolver los conflictos violentos de la región: en Darfur, Congo oriental y Somalia. También ha mantenido una distancia prudencial respecto de los fracasos políticos de África, en particular en Zimbabwe, donde se ha resistido a los llamamientos para que contribuyera a la destitución de Robert Mugabe.