0

Juicios de Nuremberg en Bagdad

Cuando algunos soldados estadounidenses fueron capturados en Iraq, el presidente Bush dijo que esperaba que los trataran con humanidad. "Si no", advirtió el presidente, "las personas que maltraten a los prisioneros serán tratadas como criminales de guerra".

Los comentarios del presidente Bush destacan la importancia de un apego estricto a la Convención de Ginebra y de la pregunta sobre cómo se llevarán acabo los juicios sobre crímenes de guerra en el Iraq de posguerra y quién los dirigirá. El plan de los EU para los juicios de crímenes de guerra incluye las violaciones cometidas antes de que el actual conflicto iniciara. Funcionarios estadounidenses dieron a conocer recientemente una lista de iraquíes que serán enjuiciados por crímenes pasados.

Los militares estadounidenses toman en serio la Convención de Ginebra. Las reglas de combate de sus fuerzas armadas recogen las principales disposiciones de la Convención. Otras reglas similares para normar la conducta del Ejército de los Estados Unidos durante la Guerra Civil han guiado a las fuerzas armadas de ese país desde 1863, cuando un inmigrante alemán que llegó a ser profesor de derecho en la Universidad de Columbia redactó un código de 159 artículos.

Entre las razones por las cuales los militares estadounidenses están comprometidos con el respeto a la Convención de Ginebra se encuentra una preocupación por su reciprocidad. Al tratar a los otros de manera adecuada, las fuerzas estadounidenses fortalecen su argumento de que a ellos también se les debe tratar de acuerdo con la Convención.