De cómo reiniciar la seguridad nuclear

VIENA – En estos días de aflicción económica, potenciales enfermedades pandémicas y un malestar civil generalizado, puede resultar una sorpresa que tantas personas en todo el mundo todavía sigan considerando el conflicto nuclear como la mayor amenaza que enfrenta la humanidad.

Y existen buenos motivos para que esto sea así. Pensemos en los efectos potenciales de una explosión nuclear de 50 megatones, similar a la Bomba del Zar, detonada en octubre de 1961, que hizo estallar ventanas a 900 kilómetros de distancia y envió a la atmósfera una nube de hongo.

Los acuerdos globales como el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), junto con la sensación general de benevolencia inmediatamente posterior a la Guerra Fría, pueden haber generado la percepción de que un arma de esas características nunca sería usada en combate. Pero cada vez estamos más convencidos de que todavía no podemos estar tranquilos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/iodh4fc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.