0

Ahora o nunca en Chipre

ANKARA – Chipre vuelve a estar en la agenda internacional, debido a que los líderes de las comunidades enfrentadas griega y turca de la isla están inmersos en intensas negociaciones para resolver la situación del país dividido. Sin embargo, si bien están en marcha nuevas conversaciones, no sorprende que la comunidad internacional esté cansada de lidiar con la cuestión. Después de todo, el conflicto de Chipre se viene perpetuando desde 1974, desgastando a secretarios generales de las Naciones Unidas y a representantes especiales de todo tipo, así como derrocando gobiernos tanto en Grecia como en Chipre.

En 2004, la Unión Europea, Estados Unidos y una buena parte de la comunidad internacional invirtieron una energía considerable en intentar resolver el conflicto de una vez y para siempre. El entonces secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan y su equipo redactaron un plan, cuyo apoyo por parte del gobierno de Turquía implicó riesgos políticos muy importantes. El gobierno convenció a los chipriotas turcos de hacer un salto de fe y votar a favor del plan de Annan para reunificar a la isla.

Lamentablemente, el liderazgo chipriota griego hizo una campaña activa en ese momento en contra del plan de la ONU. En consecuencia, mientras que el 65% de los chipriotas turcos votaron a favor del plan cuando se lo sometió a votación en la isla, el 76% de los chipriotas griegos lo rechazaron. Peor aún, la Chipre griega se unión literalmente a la UE días después de haber desairado la voluntad de la comunidad internacional, mientras que la UE dio marcha atrás en sus promesas de poner fin al aislamiento de la comunidad turca si apoyaba el plan de Annan.

Hoy, muchos podrían pensar que todo esto es agua bajo el puente. Pero el destino del plan de Annan sigue siendo una parte importante del pensamiento turco respecto de la cuestión de Chipre.