0

No es el fin del mundo

CAMBRIDGE: En cierta ocasión Mark Twain dijo: “La información acerca de mi muerte es muy exagerada”, y lo mismo puede decirse sobre las expectativas económicas en los EU. Es cierto que las cosas se han hecho un poco más difíciles –desde la alta tecnología hasta los mercados financieros—pero sólo es eso. Ni siquiera es una recesión y, ciertamente, no es el fin del mundo.

La más reciente encuesta de Gallup muestra que los estadounidenses ya no sienten que están en la superabundancia, pero sí en condiciones comfortables. En lo que se refiere a su satisfacción con la calidad de vida en los Estados Unidos, 33% dijeron que estaban muy satisfechos, mientras que 56% afirmaron que estaban algo satisfechos. Según 67 % de los encuestados, las condiciones en el país son buenas o excelentes, 63% opinó que dentro de un año estarán mejor que ahora y el 73% manifestó no tener temor de perder su trabajo. Y tienen razón. El desempleo crecerá, cuando más, hasta el 5% y dentro de seis meses la economía ya habrá salido del estancamiento.

Después de un boom de 5 años, el crecimiento de más del 4% se ha reducido casi a cero. Como siempre, esto se debe a la Reserva Federal. Ningún periodo de expansión en los Estados Unidos se ha apagado simplemente por sí mismo. Todos terminaron por la intervención de la Reserva Federal y siempre por la misma razón: el miedo a la inflación. Sin embargo, en esta ocasión las cosas fueron diferentes, ya que la Reserva Federal actuó de manera preventiva, cuando la inflación todavía era muy baja. Como resultado, la cura puede resultar mucho menos severa –un aumento moderado del desempleo y una breve interrupción del crecimiento, en lugar de una recesión total con pérdida masiva de empleos. Hasta ahora, toda ha ido de acuerdo con los planes. Es cierto que la desaparición del crecimiento ha sido abrupta y drástica y que la situación en el campo de la alta tecnología es preocupante –incluso llegó a haber momentos de pánico. Pero todo eso está cediendo su lugar a la pregunta de qué es lo que viene. Y la respuesta, obviamente, es el restablecimiento y la expansión. La inflación está controlada y es momento de trabajar por la recuperación.

No hay nada que esté fundamentlamente mal en la economía de los Estados Unidos. Por lo menos nada que implique una recesión. Los problemas eran el sobrecalentamiento y el riesgo de inflación. Ya hemos tenido dos trimestres tranquilos y es probable que vengan dos más. Es tiempo de pensar de dónde provendrá la recuperación. La respuesta, por supuesto, como siempre en el pasado, es la política fiscal y monetaria. Con la inflación controlada, la política monetaria puede reducir el costo del capital y renovar el consumo, así como la estabilidad financiera. Hay mucho margen de maniobra con la política fiscal, ya que los grandes superávits piden a gritos un recorte en las tasas impositivas. Y, en efecto, el 71% de los encuestados por Gallup sienten que pagan demasiados impuestos. Nada más están esperando sus devoluciones para lanzarse a comprar. La política monetaria y fiscal funciona en los Estados Unidos. Nos ha sacado de todas las recesiones y ciertamente puede recuperarse de esta interrupción en el crecimiento. Dentro de seis meses, la economía estará funcionando normalmente.