El NMD es una Oportunidad para Rusia

”Hemos vivido como cerdos por medio siglo, entonces ¿por qué no seguir viviendo así por otros cincuenta años?” En esencia, eso es lo que las personas que erigen barreras en defensa del Tratado sobre Misiles Anti-balísticos (ABM, por sus siglas en inglés) de 1972 están diciendo cuando rechazan todas las opciones de creación de sistemas de defensa antimisiles. Al oponerse a tales sistemas, la posición en favor del ABM genera, sin embargo, una situación en la que los pacíficos y confiados ciudadanos de Rusia, los Estados Unidos (EU) y otros países son rehenes permanentes del chantaje nuclear.

La postura "ABM a toda costa" podría haber "garantizado la paz" sólo durante la demencia de la Guerra Fría. Ciertamente no impidió una acelerada carrera armamentista. En efecto, la primera reducción de armas nucleares estratégicas no fue acordada sino hasta dos décadas después con el tratado sobre reducción de armas nucleares, START-2, de 1993, una época en la que las relaciones entre Washington y Moscú eran ya más razonables y realistas. Aunque el START-2 confirmó la importancia del ABM, también sugirió que en adelante se tomarían medidas más radicales para el desarme. Desafortunadamente, esto no sucedió; Moscú tardó 8 años en ratificar el START-2. En el inter han surgido nuevas amenazas.

Hoy en día no sólo las superpotencias pueden chantajear al mundo con el "superasesinato". Las minipotencias y hasta los grupos terroristas pueden adoptar la política del chantaje masivo. Rusia es tan vulnerable a este chantaje como cualquier otro país. Así, mantenerse en favor del ABM y su prohibición de todas las defensas nacionales antimisiles no ayuda nadie.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/qHBvqVP/es;