Vecinos

TEL AVIV – Durante las operaciones militares en Gaza, conocidas con el nombre en código de "Plomo Fundido" (por una canción de Jánuca sobre un pequeño trompo que da vueltas -uno de los símbolos de esa celebración- hecho con plomo fundido), a los israelíes nos recordaron un hecho fundamental: Gaza no es Vietnam, Irak, Afganistán, ni siquiera el Líbano. Es una región conformada por un país común que compartimos con los palestinos. Es un país que nosotros llamamos Israel y ellos llaman Palestina.

En Gaza vive un millón y medio de personas. Son parte de un pueblo del cual otro 1,3 millón vive en Israel y otros dos millones, en Cisjordania. Los hombres y mujeres de Gaza son nuestros vecinos y con ellos hemos convivido, espalda con espalda, durante mucho tiempo, aunque estemos separados por una frontera.

Nuestros hogares y nuestras ciudades están a escasos kilómetros de distancia entre sí, nuestros campos están enfrentados a los de ellos. Los hombres de Gaza, los activistas o policías de Hamas a quienes observamos con nuestros binoculares militares, en el pasado eran los activistas y policías de Fatah.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/HbtTd6z/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.