La transformación de la OTAN

¿Puede la OTAN desempeñar un papel en la lucha contra el terrorismo internacional? ¿Tendrá la Alianza Atlántica la capacidad para defender nuestra seguridad en un ambiente estratégico alterado radicalmente? La próxima semana, los jefes de Estado y de gobierno de la OTAN responderán a esas preguntas con un rotundo "sí".

Los meses transcurridos desde los ataques terroristas en contra de Nueva York y Washington han estado caracterizados por un intenso debate trasatlántico. No ha habido cortapisas. Algunos estadounidenses han dicho que su país ya no necesita aliados. Algunos europeos han afirmado que los EU están irreversiblemente empeñados en el unilateralismo. Ambos puntos de vista son incorrectos, y la cumbre de la OTAN en Praga habrá de demostrar por qué. La cumbre hará entender, incluso a los más escépticos, que cuando se trata de nuestra seguridad a largo plazo, no hay más alternativa que la actuación conjunta de Europa y América del Norte.

Afrontar el terrorismo : los sucesos del 11 de septiembre de 2001 echaron por tierra la noción convencional de que los terroristas quieren un gran número de testigos, no un gran número de muertos. El terrorismo, que solía ser principalmente una preocupación interna, se ha convertido en una de las principales amenazas a la seguridad internacional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/wyfMBUP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.