Mi viaje con el Che

El primer contacto con Ernesto "Che" Guevara para millones de jóvenes en todo el mundo será a través de Gael García Bernal como el Che y Rodrigo de la Serna como su amigo Alberto, quienes se montan en una motocicleta sobrecargada y emprenden un viaje de 8,000 millas hacia el norte a través de Sudamérica en la versión cinematográfica de los Diarios de Motocicletas del Che.

Para quienes en Cuba tenemos edad suficiente para hacer una excursión similar, el inicio de nuestro viaje con el Che, el joven del acento raro y la boina con una estrella, fue menos romántico. Todos los días antes del comienzo de las clases solíamos repetir: "¡Pioneros por el comunismo, seremos como el Che!"

La consigna se volvió tan tediosa que inevitablemente el bromista del salón preguntaba si acabaríamos siendo asmáticos, como lo era el Che. La vida y las acciones del Che se convirtieron en parte de una biblia moderna para los cubanos jóvenes. Incluso si hubiéramos querido rechazar lo que se nos machacaba a la fuerza con las consignas o con poemas como "Che Comandante", era difícil resistirse al encanto y a la pasión que salían de sus cartas y diarios.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/zgs3ye6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.