Asesinato unipersonal

NUEVA YORK -- ¿Qué fue lo que poseyó al joven francés musulmán Mohamed Merah para asesinar a tres colegiales judíos, un rabino y tres soldados, dos de ellos correligionarios musulmanes? ¿Qué fue lo que poseyó a otro hombre, Anders Breivik, para que matara a tiros a más de sesenta adolescentes en un campamento de verano noruego el año pasado? Esas matanzas son tan inhabituales, que la población exige explicaciones.

Llamar “monstruos” a esos asesinos, como algunos se apresuraron a hacer, arroja poca luz sobre el problema. No eran monstruos; eran jóvenes. Y desecharlos como locos es igualmente evasivo. Si hubieran estado clínicamente locos, nada más habría que explicar.

Dos explicaciones, las dos ampliamente sociopolíticas, destacan. Una es la del polémico activista& musulmana Tariq Ramadan. Acusa a la sociedad francesa. Más concretamente, la acusa de que los jóvenes franceses de origen musulmán se ven marginados por motivo de su credo y del color de su piel.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/lCpz1Ue/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.