La debacle de la ciudad del automóvil

WASHINGTON, DC – La crisis financiera que empezó en 2007 se ha caracterizado por el persistente pensamiento confuso y el poco sistemático diseño de políticas. Ahora, el Tesoro de los Estados Unidos está a punto de cometer un error de proporciones históricas y catastróficas al rehusarse a rescatar a los Tres Grandes de la industria del automóvil de ese país.

No nos equivoquemos. Si los Tres Grandes de Detroit quiebran, la tormenta perfecta habrá llegado realmente, con un colapso tanto de la economía real como del sector financiero. Esta amenaza significa que los fondos para el rescate financiero autorizados por el Congreso pueden utilizarse de manera legítima para apoyar a los constructores de automóviles. La negativa del Tesoro a hacerlo es una equivocación monumental que podría provocar una debacle generalizada, cuyas consecuencias llegarían mucho más allá de las fronteras de los Estados Unidos.

Quienes proponen un rescate de los Tres Grandes han subrayado la enorme pérdida de empleos que conllevaría un escenario de quiebra, incluyendo no sólo los empleos generados directamente por esas empresas sino también por los proveedores de refacciones, los vendedores de automóviles y las industrias del transporte y la publicidad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/bvUXZwa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.