Moldavia sale del congelador

CHISINAU – Hoy, las “revoluciones de color”, que hace unos pocos años eran vistas como progresos promisorios en el espacio post-soviético, parecen estar fuera de moda. En todo el mundo, la desilusión con la promoción democrática es generalizada. Más bien, la consolidación de regímenes autoritarios parece ser la tendencia que se impone.

Aproximadamente hace un año, Moldavia, un país que pocos conocen, parecía confirmarlo. El 7 de abril de 2009, Moldavia llegó a los titulares cuando manifestaciones pacíficas contra elecciones injustas fueron infiltradas por un pequeño número de provocadores que atacaron el edificio del parlamento y el palacio presidencial.

Los medios calificaron este episodio como la “Revolución Twitter”, lo que por supuesto era una exageración. Sin embargo, un año más tarde, y a pesar de las acciones de aquellos provocadores, un nuevo gobierno democrático está en el poder. El edificio del parlamento todavía no ha sido reconstruido, pero el gobierno, con esfuerzo, intenta reconstruir Moldavia como un país democrático con aspiraciones legítimas de sumarse a la Unión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/PwT6cwv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.