Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

castaneda67_GUILLERMOARIASAFPGettyImages_mexicoborderagentsarrest Guillermo Arias/AFP/Getty Images

Una decisión errada de México en materia migratoria

CIUDAD DE MÉXICO – El mes pasado, el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump forzó a México a acordar “medidas sin precedentes” para frenar la migración irregular y el tráfico de personas a través de sus fronteras. El acuerdo (cuya implementación se evaluará este mes) es una vergüenza para México y Estados Unidos por igual.

Las desavenencias por el tema migratorio no comenzaron con Trump. En 2014, en respuesta a un súbito aumento de la llegada de menores no acompañados a la frontera de los Estados Unidos, el entonces presidente de los Estados Unidos Barack Obama pidió al entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto el envío de fuerzas a la frontera entre México y Guatemala para detener el flujo. Peña cumplió, aunque México nunca recibió nada a cambio, y la llegada de migrantes a la frontera disminuyó.

Pero las tensiones escalaron considerablemente bajo la administración Trump, sobre todo porque a fines de 2017, la llegada de migrantes a la frontera de Estados Unidos volvió a dispararse. El gobierno estadounidense informó que a principios de 2018, se llegó a capturar a 50 000 migrantes por mes (especialmente venidos de Centroamérica, pero también de Cuba y África) contra unos 20 000 por mes en 2015‑2016.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/r6Esg7ees;