4

La lucha contra la Reserva Federal

CAMBRIDGE – La Reserva Federal de los Estados Unidos está luchando con algunos miembros del Congreso por una propuesta de ley, la Ley de Transparencia y Rendición de Cuentas de la Reserva Federal, que le impondría la obligación de atenerse a una norma oficial para orientar la política monetaria. La Reserva teme que la ley límite su independencia, mientras que los defensores de la ley sostienen que produciría un crecimiento más previsible con poca inflación. ¿Quién tiene razón?

Para entender el conflicto, resulta útil comparar la independencia de la Reserva con la del Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

En Gran Bretaña, el Banco de Inglaterra tiene “independencia sobre los instrumentos”, pero no “independencia sobre las metas”. El Director del Tesoro fija un objetivo para la tasa de inflación y deja en manos del Banco la decisión sobre las políticas que lo conseguirán. Si la desviación de la meta es de más de un punto porcentual a uno u otro lado, el Gobernador del Banco deberá enviar una carta abierta al Director del Tesoro para explicarle por qué (y lo que se propone hacer al respecto).

En cambio, el Tratado de Maastricht encomendó al BCE la tarea de mantener la “estabilidad de los precios”, pero le dejó libertad para formular su definición operativa. El BCE definió la estabilidad de los precios como una inflación anual de menos del dos por ciento, pero cercana a él. Dada la estructura de la Unión Monetaria Europea, no hay una supervisión gubernamental del BCE, por lo que éste tiene “independencia sobre las metas” e “independencia sobre los instrumentos”, si bien las restricciones excluyen políticas concretas.