pisaniferry124_Samantha ZucchiInsidefotoMondadori Portfolio via Getty Images_mario Samantha ZucchiInsidefotoMondadori Portfolio via Getty Images

El segundo «cueste lo que cueste» de Mario Draghi

PARÍS – El cargo de primer ministro de Italia es uno de los peores empleos del mundo; parafraseando al filósofo inglés Thomas Hobbes, la vida en ese puesto habitualmente es desagradable, salvaje y corta. Muy corta, de hecho: desde que Angela Merkel asumió como canciller alemana en 2005, tuvo ocho contrapartes en Italia.

No sorprende que, en esas condiciones, los logros de los líderes italianos sean limitados. Para cuando llegó la crisis de la COVID-19, el PBI per cápita alemán había crecido el 20 % desde que Merkel asumió el cargo, mientras que el italiano cayó el 4 % en el mismo período.

Aunque no se sabe cuánto tiempo seguirá en su cargo el actual primer ministro Mario Draghi —expresidente del Banco Central Europeo—, es probable que respete la tradición. Se especula en Roma que podría postularse a presidente —un puesto con influencia, pero sin poder— en 2022 o 2023; pero, como queda en claro por su ambicioso plan de recuperación económica, lo breve de su función no está limitando su audacia.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/PCWovmXes