rickz/Flickr

Un plan de sanciones en cuotas

VARSOVIA – Los líderes occidentales siguen indecisos respecto de sus próximas medidas para procurar detener la agresión rusa a Ucrania. Pero hay algo que está suficientemente claro: los tímidos ensayos hechos hasta el momento (sanciones personales, un embargo a la exportación de armas y la suspensión temporal de la pertenencia de Rusia al G8) no han hecho retroceder al presidente ruso, Vladímir Putin.

Felizmente, existe una solución y es sencilla: que la Unión Europea disponga un embargo a sus importaciones de materias primas rusas, especialmente petróleo y gas. La pregunta es si sería viable.

Si hasta ahora no se hizo, es por buenos motivos. Europa depende del suministro ruso de energía, y los bancos y empresas europeos están sumamente expuestos a lo que suceda con Rusia. Pero con una estrategia cuidadosamente calibrada, se podría evitar que un embargo a las exportaciones rusas resulte perjudicial para la economía europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/rPBaUoz/es;