La peregrinación de Arabia Saudita hacia Pakistán

LONDRES – A lo largo de los últimos años, Arabia Saudita se ha distanciado cada vez más de su protector de larga data, los Estados Unidos. Arabia Saudita consideró el apoyo de Estados Unidos a la caída del poder en Egipto de Hosni Mubarak – y la posterior aceptación estadounidense del gobierno de la Hermandad Musulmana – como una traición. Luego vino la negativa del presidente de EE.UU., Barack Obama en cuanto a imponer su “línea roja” en Siria, tras que el régimen del presidente Bashar al-Assad lanzara gas venenoso contra sus opositores. Pero la gota que colmó el vaso fue el apoyo de Estados Unidos al reciente acuerdo interino sobre el programa nuclear de Irán.

El hecho de que Arabia Saudita desconfíe cada vez más de Estados Unidos es un asunto de importancia, debido a que cada vez que el Reino sintió que su existencia se encontraba bajo amenaza – y considera las ambiciones regionales de Irán como una amenaza – confió en que una potencia exterior iba a protegerlo. Pero, si ya no puede confiar en los EE.UU., ¿donde puede dirigirse el Reino para obtener la suficiente fuerza militar?

La respuesta parece ser que Pakistán, un país que el resto del mundo ve como un país que está a punto de convertirse en un Estado fallido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/aa9O47g/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.