NYSE Wang Lei/ZumaPress

Alfa, beta y más

NUEVA YORK – Incluso en tiempos normales, a los inversores, individuales e institucionales por igual, les es difícil averiguar dónde y en qué invertir. ¿Debería uno invertir más en las economías avanzadas o en las emergentes? Y, ¿en cuáles? ¿Cómo uno puede decidir cuándo, y de qué manera,  debe reequilibrar su propia cartera de inversiones?

Obviamente, estas opciones se tornan aún más difíciles en tiempos anormales, cuando se producen grandes cambios globales, y los bancos centrales implementan políticas no convencionales. Sin embargo, un enfoque nuevo y de bajo costo promete aliviar el desafío que enfrentan los inversores, y es aplicable a tiempos normales y anormales por igual.

En la industria de la gestión de activos, tradicionalmente existen dos tipos de estrategias de inversión: las estrategias pasivas y las activas. El enfoque pasivo incluye la inversión en índices que rastrean puntos de referencia específicos, por ejemplo, el S&P 500 para inversiones en Estados Unidos o un índice de instrumentos de renta variable en las economías avanzadas o en los mercados emergentes. En los hechos, uno compra el índice del mercado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/O4Mmv3d/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.