Por qué amar los déficits de Estados Unidos

Con el débil dólar colgando como una espada de Damocles sobre la economía global, casi todo el mundo lamenta los hábitos derrochadores de EE.UU. Pero, ¿se le ha ocurrido a alguien lo duro que deben trabajar los estadounidenses para hacer que todos los demás luzcan bien?

Gracias a los crecientes déficits comerciales de EE.UU., hoy en día el mayor dolor de cabeza del ministro de finanzas de cualquier país en desarrollo es tratar de evitar que la moneda de su país se eleve demasiado rápido con respecto al dólar. ¿Cuándo fue la última vez que ocurrió esto? Todos los países con crisis crónicas de la deuda, como México, Rusia o Corea del Sur, están tratando de rechazar los flujos de capital que traen los inversionistas que buscan una puerta de salida, a medida que el dólar se desploma.

Por lo general, cuando el mundo se recupera de una depresión y las tasas de interés globales aumentan, al menos uno o dos países con mercados emergentes experimentan un espectacular auge. No es probable que eso ocurra esta vez, al menos no el año próximo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/deIkH8l/es;