Rob Stothard/Getty Images

Antisemitismo de izquierda

NUEVA YORK – Ken Livingstone, exalcalde de Londres, ha sido suspendido de su partido (el partido Laborista, de izquierda) por afirmar que Hitler fue un sionista a principios de la década de 1930. Según Livingstone, «antes de enloquecer y matar a seis millones de judíos», Hitler solo quería echarlos de sus propios países a Palestina. Y eso, supuestamente, lo convierte en sionista.

Históricamente, son tonterías, Hitler nunca promovió a Palestina como estado judío, e implicar que el odio del fürer por los judíos lo puso del mismo bando que aquellos judíos que deseaban construir su propio estado para escapar del antisemitismo violento es, por decir algo, ofensiva.

De todas formas, Livingstone probablemente estaba siendo sincero cuando afirmó en su defensa que «un verdadero antisemita no solo odia a los judíos en Israel, odia a su vecino judío [...] Es una aversión física». Odiar a los judíos en Israel entonces está bien, porque son «sionistas» y ese sentimiento no es visceral. Jeremy Corbyn, líder de izquierda del partido de Livingstone, sin dudas fue igualmente sincero cuando dijo que es imposible que el antisemitismo sea un problema en la izquierda, porque los laboristas siempre han sido «antirracistas».

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/9rEwXHl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.