0

La transición de Libia hacia la transición

SIRTE, LIBIA – Pese a que los libios celebran actualmente el primer aniversario de la revolución que derrocó a Muamar el Gadafi, se sienten cada vez más frustrados con sus nuevos líderes. Los libios se quejan de que el gobierno interino, conocido como el Consejo Nacional de Transición (CNT), no ha actuado lo suficientemente rápido para depurar y procesar a los altos funcionarios del régimen de Gadafi, o para tomar control sobre las milicias que derrocaron a dicho régimen.

No obstante que el CNT está dedicado a actuar con el fin de satisfacer las exigencias de los libios, este organismo carece de la capacidad técnica y del tiempo necesario para llevar a cabo dichas acciones antes de las elecciones, las cuales están tentativamente programadas para este próximo verano. Frente a estas limitaciones, el CNT debe concentrarse en un número pequeño de iniciativas importantes antes de entregar el poder a un gobierno electo.

La experiencia política nunca ha sido un requisito para ser miembro del CNT. Un representante ante dicho Consejo fue designado como tal porque desertó con su avión de combate MIG hace 20 años. Otros son miembros porque en el pasado fueron presos políticos o disidentes en exilio.

Sin experiencia en el arte de la política, el CNT con frecuencia carece de la visión necesaria para tomar decisiones de importancia crítica. Durante los ocho meses que duró la revolución del año pasado, el CNT se centró en derrocar a Gadafi, por lo que logró reconocimiento internacional y obtuvo acceso a los activos congelados de Libia. Esas tareas le dejaron poco espacio para preocuparse de planificar una Libia post-Gadafi. Hoy en día, el CNT simplemente no tiene los recursos humanos para consolidar la transición.